TPC  –  TP  08  /  «Una dulce muerte»

Fecha de entrega: lunes 1 de noviembre hasta las 23:59 h.

Consignas:
El texto noticioso que se reproduce a continuación fue publicado por diferentes
medios periodísticos argentinos y latinoamericanos en abril de 2003, a partir de
lo insólito del acontecimiento.
Una de las premisas del periodismo narrativo es bucear en la profundidad de
una historia y contraponerse así a la superficialidad que suele tener un
periodismo informativo basado en criterios de noticiabilidad como la inmediatez
o la rareza de un suceso.
La idea de este trabajo práctico, entonces, es imaginar que ustedes como
cronistas han tenido acceso a hablar con la protagonista de la historia y que a
través de otras fuentes han podido acceder también a detalles ausentes en la
pieza informativa original.
Siguiendo ese criterio, deberán redactar una crónica narrativa que incluya
diferentes recursos estilísticos que caracterizan a estas publicaciones como la
descripción física y psicológica de los personajes, el uso de diálogo realista, la
descripción significativa, la construcción de escenas, la manipulación del orden
temporal y la narrativización, entre otras.
Utilice la extensión que necesite, solo recuerde que todo trabajo periodístico
lleva un título. En esta oportunidad, puede inventar todos los detalles, datos y
escenas que considere necesarios para elaborar la crónica, siempre que
guarden coherencia con la historia original.
Por ejemplo, es inverosímil que alguien, por más que padezca una diabetes
avanzada, muera porque solo una vez tomó un vaso de vino al que le han
añadido terrones de azúcar. Es más creíble para el lector que quien se propuso
matarlo le haya endulzado el vino durante varios días, y en pequeñas dosis que
no alteraran tanto el sabor original, hasta lograr que la víctima cayera en un
coma diabético.

A continuación, se reproduce el texto original:

Mató a su marido diabético endulzándole el vino

     Una mujer aseguró a la policía que mató a su marido diabético endulzando el
vino que éste se bebió porque estaba cansada de que la obligara a prostituirse,
informó este jueves la prensa argentina.
     Mariana Escudero, de 25 años, decidió confesar su crimen el miércoles, dos
días después de encontrar el cadáver de su marido, Roque Luna, de 68 años,
al regresar al domicilio, en La Plata, después de permanecer 15 días en la
cárcel por ejercer la prostitución.
     El diario electrónico “Crónica” afirma que los peritos consideran que la víctima
podría haber muerto por un coma diabético debido a su enfermedad, lo que
debe ser confirmado por la autopsia.
     Escudero explicó que la noche en que fue detenida y confinada en prisión,
antes de salir a trabajar, preparó a su marido un vaso de vino con mucha
azúcar con la intención de matarlo. Ya le venía colocando pequeñas dosis de
azúcar al vino desde hace varias semanas.
     La presunta asesina quedó detenida y los investigadores intentan determinar si
la bebida tuvo un efecto letal.