Los segmentos de la crónica informativa

 

Víctor F. Latorre
[email protected]

 

SEGMENTOS NARRATIVOS

Los segmentos narrativos de una crónica son aquellos que dan cuenta de la temporalidad. El concepto está referido a los distintos tiempos verbales que se emplean dentro de la crónica para narrar un suceso o una serie de sucesos.

Es decir, existe un punto de partida o tiempo base en la construcción del relato. Ese tiempo base suele ser el uso del presente o lo que resulta más común en las crónicas informativas es la utilización del pretérito perfecto en combinación con el pretérito imperfecto. Veamos un par de ejemplos comparativos.

Ejemplo 1: Los dos empleados del restaurante se encuentran limpiando las mesas después de cerrar el local. En ese momento ingresan al lugar dos encapuchados que les exigen la recaudación del día (Tiempo base del relato o del segmento narrativo: presente).

Ejemplo 2: Los dos empleados del restaurante se encontraban limpiando las mesas después de cerrar el local. En ese momento ingresaron al lugar dos encapuchados que les exigieron la recaudación del día (Tiempo base del relato o del segmento narrativo: pretérito).

Sin embargo, ese tiempo base también sirve como nexo con sucesos del pasado, del futuro e incluso simultáneos al acontecimiento que se relata en un determinado segmento narrativo. Veamos:

Ejemplo 1: Los dos empleados del restaurante se encontraban limpiando las mesas después de cerrar el local. En ese momento ingresaron al lugar dos encapuchados que les exigieron la recaudación del día. Luego los asaltantes escaparon en un auto que habían robado dos horas antes en el estacionamiento de un supermercado. (Salto temporal hacia el pasado: analepsis).

Ejemplo 2: Los dos empleados del restaurante se encontraban limpiando las mesas después de cerrar el local. En ese momento ingresaron al lugar dos encapuchados que les exigieron la recaudación del día. Luego los asaltantes escaparon en un auto que dos horas después volvieron a utilizar para cometer otro robo en una estación de servicio. (Salto temporal hacia el futuro: prolepsis).

Ejemplo 3: Los dos empleados del restaurante se encuentran limpiando las mesas después de cerrar el local. En ese momento ingresan al lugar dos encapuchados que les exigen la recaudación del día. A media cuadra, con el motor en marcha, los espera un cómplice atento a que no aparezca la policía. (Relato de sucesos que ocurren de manera simultánea, pero en dos o más sitios: silepsis).

SEGMENTOS DESCRIPTIVOS

No colocan énfasis en lo temporal sino en lo descriptivo como sugiere su nombre. Se trata de segmentos de la crónica dedicados a retratar personajes, objetos o lugares relacionados con la historia. Es decir, implican una pausa en la narración, pero esa enumeración de detalles, esa evidencia descriptiva, genera ante el lector la sensación de estar ‘ahí’, en el sitio donde transcurre un acontecimiento e incluso imaginarse cómo son los protagonistas de la historia, cómo piensan, cómo se comportan.

SEGMENTOS COMENTATIVOS

Son aquellos espacios de la crónica donde el narrador deja de lado su aparente neutralidad, para opinar acerca de los acontecimientos que se relatan.

Ejemplo: El choque ocurrió en la esquina de Rivadavia y Belgrano. ¿Cómo es posible que circulen autos en mal estado como el que generó el accidente, sin que exista un control del Municipio?

En ese ejemplo se aprecia una suerte de intervención retórica del narrador, que al formular una pregunta da a la vez su opinión sobre lo acontecido.

SEGMENTOS ESCENIFICADOS

Se refiere a la recreación de escenas dentro de la crónica, es decir a la trascripción textual de una conversación o una discusión sostenida entre dos o más protagonistas de la historia. Sin embargo, el empleo de segmentos escenificados no es un recurso utilizado con mucha frecuencia dentro de las crónicas de carácter informativo, sino más bien en las crónicas de carácter literario, aunque siempre existen excepciones.

Por otro lado, no hay que confundir los segmentos escenificados con el uso de citas de protagonistas o testigos, sean en estilo directo o indirecto, tan comunes en el periodismo para atribuir una afirmación u opinión a la fuente que la manifestó. Ejemplos:

Ejemplo 1: “Como quedamos eliminados de la Copa Libertadores, presento mi renuncia”, anunció este mediodía el entrenador de Boca Juniors, Miguel Russo (Uso de una cita en estilo directo. El discurso emitido por la fuente se reproduce de manera literal entre comillas. Además existe el empleo de un verbo que atribuye las declaraciones a esa fuente: anunció).

Ejemplo 2: Miguel Russo anunció este mediodía que presentaba su renuncia como entrenador de Boca Juniors porque quedaron eliminados de la Copa Libertadores (Uso de una cita en estilo indirecto. El discurso emitido por la fuente no se reproduce de manera original sino a través de un narrador como intermediario, pero existe el empleo de verbos -como anunció- que atribuyen esa afirmación a la fuente que la emitió).

Ejemplo 3: Miguel Russo anunció este mediodía su alejamiento de Boca Juniors. “Como quedamos eliminados de la Copa Libertadores, presento mi renuncia”, argumentó. (Uso combinado de citas en ambos estilos. Este recurso permite amenizar el relato, ya que evita abusar del uso de citas en estilo directo. Evita la tentación de algunos periodistas de entrecomillar todo. Matiza la palabra de quien narra un suceso con la ‘voz propia’ de una fuente que respalda lo que se relata en la crónica).

Ejemplo 4: Miguel Russo renunció este mediodía como entrenador de Boca Juniors a raíz de la eliminación en la Copa Libertadores. (Narrativización del discurso de una fuente. En este caso se borra toda huella de la existencia de una fuente. No existen verbos que atribuyan esas declaraciones a quien las emitió, sino que es el propio periodista quien se hace cargo de afirmar lo que aconteció. Se trata de un recurso que sólo debe ser utilizado cuando no le resta credibilidad al relato).